https://mispataditas.es/

Como bañar a un bebé recién nacido

EL BAÑO DE UN RECIEN NACIDO

El baño de un recién nacido es una experiencia muy especial para los padres y el neonato. Es otro de los momentos idóneos para crear un vínculo de confianza entre nosotros. Para ello es muy importante hacer de la hora del baño un momento de relajación y/o diversión en el que podamos interactuar con el pequeño y mostrarle nuestro lado más sensible para que él se sienta seguro y se distraiga.

¿CUANDO SE DEBE BAÑAR A UN RECIÉN NACIDO POR PRIMERA VEZ?

Existen consejos médicos, costumbres culturales o modas que hacen que el primer baño de nuestro bebé pueda retrasarse unas horas o días mientras estamos aún en el hospital. Todo depende de los consejos de la comadrona, aunque la decisión acaba siendo de los padres. Podrían recomendar esperar unos días u horas para que el vérnix caseoso o unto sebáceo, capa gruesa de material graso blanquecino que cubre el cuerpo del niño al nacer, haga su función de regular la temperatura del bebé, aportando mayor hidratación y elasticidad en su piel. También es probable que te aconsejen realizar el contacto piel con piel, por el que se coloca al recién nacido en contacto con el pecho de la madre durante unas horas; esta técnica calma al pequeño y relaja tanto a la madre como al bebé, además de crear un primer vínculo afectivo muy fuerte. Por otro lado, podrían invitar a que el padre, bajo la supervisión de la comadrona que aconsejará como hacerlo mejor, dé el primer baño en la sala de recién nacidos del hospital donde lo medirán, pesarán, tomarán sus huellas… Podría darse una combinación de varias opciones: que al nacer hagan piel con piel con la madre, que esté algún día más manteniendo el vérnix caseoso y antes de salir del hospital os permitan darle un baño y así os aconsejen cómo hacerlo mejor. Sea como sea, debemos escuchar la opinión de nuestra comadrona y elegir la opción que nos dé más confianza. Eso sí, acordar antes con ella la idea que tenéis porque los primeros momentos con nuestro bebé no se olvidan nunca.

PRIMER BAÑO DE UN RECIÉN NACIDO (EN CASA)

Ha llegado el momento del primer baño en casa y debemos recordar lo que nos dijo la comadrona en el hospital, lo que hemos leído, lo que nos ha aconsejado una amiga…pero tranquilos, lo haremos bien. Es importante que el pequeño perciba que es un momento especial, entretenido, divertido y relajante. Por ello hay que estar atento a las reacciones de este y evitar que se asuste o se sienta desprotegido para que no le pille aprensión al baño.

El hecho que el bebé perciba el baño como algo bueno nos puede ayudar a la hora de tener que relajarlo en caso que esté nervioso o tenga alguna molestia, incluso antes de ir a dormir. Las pautas que te explico pueden ser de gran ayuda.
Ten todo preparado: antes de nada, debes preparar todo lo que necesites para no romper el clímax de calor y afección que crearemos una vez iniciemos el baño. Mantén el baño a una temperatura cómoda (22-23º) para el pequeño, llena la bañera, comprueba que el agua no esté ni muy caliente ni muy fría (35-38º), prepara su toalla, pañales, toallitas, ropa, cremita, cepillo…trata de tenerlo todo preparado evitar interrumpir el momento.

¿Dónde bañar a un recién nacido?

Podemos bañar al pequeño en una bañera convencional, en un barreño, en un lavabo, en una bañera hinchable…aunque lo mejor es tener una bañera apta para su edad. En el marcado existen numerosas bañeras adaptadas para bebés que nos facilitan el baño ya que tienen formas ergonómicas que nos permiten sujetarlo mejor, tener los productos más a mano, su transporte, fijación a una superficie alta, etc. Es importante tener la precaución de llenar la bañera lo necesario para que el pequeño esté cómodo (unos ¾) y en ningún momento dejarlo solo. Las esponjas deben ser especialmente suaves por ello se recomienda usar esponjas naturales o en su defecto una esponja sintética apta para la delicada piel del bebé. También existen manoplas con formas y colores que llamarán la atención del pequeño y podemos usar para entretenimiento o introducirlas para su uso con el paso de las semanas

¿Qué jabón utilizar para el bebé?

La piel de los bebés es especialmente sensible, por ello podemos obviar el uso de jabón en sus primeros días. Se puede utilizar un aceite para el baño; mucho ojo al sacarlo del agua porque podría ser que el pequeño sea un poco resbaladizo. Cuando pasen unos días o semanas podríamos usar un jabón suave, sin perfumar, que no irrite los ojos y que esté indicado para bebés. Existen numerosos productos indicados para los más pequeños que ayudan a que estos se entretengan más: producen espuma, olores y colores llamativos, botes animados que son juguetes…

Momento del baño

Una vez tengamos todo listo es importante que mantengamos siempre el contacto con el pequeño en ningún momento que quitemos la mano de encima, para nada. Menos aún dejarlo solo para evitar un posible accidente.
Metemos al bebé en el agua poco a poco, hablándole, cantándole, haciendo que se distraiga y el agua caliente le relaje. Limpia al pequeño con una esponja suave o manopla atendiendo especialmente a los pliegues en la piel, detrás de las orejas, axilas, entre los dedos de los pies…

Como hemos dicho, observa a tu pequeño: si ves que está relajado, entretenido, que chapotea, puedes alargar unos momentos más el baño. Si en cambio notas que no se siente cómodo interrumpe el baño y probemos si otro día hay más suerte. En este caso no tienes que sentirte mal, para él todo es nuevo y es normal que llore, es su única forma de comunicarse y decirte que eso no le gusta o está incómodo por algún otro motivo.

El momento de sacarlo del agua es muy importante. Debemos evitar que el bebé no tenga en ningún momento sensación de frío, por eso es importante cubrirlo rápido con su toalla y taparle la cabeza. Secarle suavemente y poner especial atención en los pliegues de la piel, nuca, culete. Si lo deseas puedes usar un secador de pelo a la distancia suficiente para que no produzca quemaduras en su delicada piel.

¿Qué crema utilizar para un recién nacido?

Aquí podemos encontrarnos con opiniones y consejos de todos los tipos. Los que dicen que no es necesario usar crema de forma rutinaria a no ser que el pequeño tenga la piel especialmente seca y los que te indican que debido a la sensibilidad de la piel es bueno utilizar una crema indicada para su edad. Sea como sea, es otro buen momento para aprovechar y estrechar lazos con el pequeño y aprovechar para darle un masaje con la loción elegida.

Baños posteriores

Con el paso de las semanas será más sencillo hacer que el pequeño disfrute de su baño. Con los primeros chapoteos podemos introducir juguetes y otras alternativas que llamen la atención del bebé como baños de espuma de colores, muñecos o barquitos flotantes, recipientes para verter el agua. Prestar atención al finalizar el baño ya que muchos de estos juguetes pueden crear moho en su interior si no escurren y secan correctamente. Tal y como hemos apuntado anteriormente, la hora del baño debe ser para nuestro bebé un momento de diversión, relajación, aprendizaje y entretenimiento en que disfrute del agua y de nuestra compañía.