https://mispataditas.es/

Como cuidar la piel de mi bebe

¿Cómo cuidar la piel de mi bebé?

La piel de nuestro bebé es muy sensible debido a su inmadurez y exposición lo que la hace muy susceptible a la sequedad. Los problemas en la piel de los pequeños es lo más consultado por los padres al pediatra. Este nos recomendará qué loción aplicar en caso que nuestro pequeño tenga un pequeño problema de sequedad en su piel o haya desarrollado algún otro tipo de enfermedad como una dermatitis atípica.

Los problemas en la piel pueden producirse por muchos motivos: el aire acondicionado, la calefacción, los cambios de temperatura, la luz del sol, el cloro de la piscina, el agua de mar…cualquier ambiente que es normal para un adulto, puede ser muy agresivo para piel de mi bebé. En muchas ocasiones la aparición de granitos en la piel puede deberse a la falta de hidratación. Para mantener húmeda la piel de mi bebé debemos utilizar una crema hidratante unas 2 veces al día. Vigilar la evolución de la sequedad de la piel para cambiar o no a una loción más adecuada. Otra forma de ayudar a combatir esta sequedad de la piel es tomar una serie de precauciones a la hora del baño; el baño seca la piel de los niños. Usar agua tibia, utilizar poco jabón y el adecuado y reducir el tiempo de este a unos diez minutos. Además, se recomienda limitar los baños de burbujas y tras el baño aplicar la crema hidratante.

Como ya hemos comentado, el ambiente en casa puede afectar también a la piel del bebé. Si este fuera muy seco por el aire acondicionado o la calefacción, se puede usar un humificador para mantener el ambiente del hogar en unas condiciones óptimas. Cuando salgamos de casa debemos proteger al pequeño.

En invierno usar la ropa adecuada como camisetas térmicas o manoplas si fuera necesario. En verano evitar la exposición al sol con crema protectora, gorritos o sombrillas. Igual que en los adultos se recomienda evitar las horas centrales del día, en los bebés lo mismo. La alimentación también ayuda a mantener en equilibrio la humedad de la piel: si le estamos dando lactancia materna, la madre debe beber mucha agua. Si es de biberón, añadir más agua a este.